Este blog ya no está en uso

Este blog ya no está en uso, estás siendo redirigido a nuestra nueva Web.

jueves, 18 de marzo de 2010

La Tragedia Ashcroft


El sol se eleva pesado entre las relucientes aguas oceánicas y las verdes y densas colinas de Nueva Inglaterra, disipando la espesa neblina que se ha posado en valles y hoyas durante la noche. Pero los primerizos rayos diurnos no son capaces de disipar el
intenso frío que se cierne como un sudario sobre esta región.

Un nuevo suceso envuelto en misterio ha tenido lugar en esta oscura región, extraño crisol de antiguas costumbres y brujería a la luz de la luna. Donde las noches son más oscuras si cabe, y los lugareños no se atreven a salir una vez se ha puesto el sol, por miedo a las grotescas criaturas que desde antiguo pueblan los cuentos y leyendas que relatan los ancianos.

La normalmente tranquila villa costera de Saltsport lleva revuelta casi una semana. Los vecinos se organizan cada tarde al finalizar sus respectivos trabajos, el ejército también ha venido a ayudar, las mujeres rezan en la iglesia todas las mañanas y, de noche, a los pies de la cama, vuelven a cantar con fervor sus rosarios por si ello pudiera ayudar. Lewis Ashcroft, un niño de apenas doce años y heredero de una de las mayores fortunas de la población ha desaparecido, y el pueblo entero no escatima esfuerzos en su búsqueda, aunque, día a día, la esperanza de hallarlo se va difuminando como el rímel bajo una pesada lluvia.

La familia está desesperada, las autoridades locales no han sido capaces de hallar al muchacho, tampoco el ejército. ¿Serán capaces de resolver el misterio los investigadores privados que pretenden contratar?


La Tragedia Ashcroft es un escenario clásico de los Mitos de Cthulhu situado en la Nueva Inglaterra de los años 20. Es el primer libro en nuestra nueva serie de Visiones de Cthulhu, y también es el primer trabajo no creado por un miembro de Three Fourteen Games que tenemos el placer de sacar al público.

Esperad tenerlo en vuestas manos (o discos duros) en abril...

No hay comentarios: